Comparten mis mimos

25 de octubre de 2011

OTRA TARDE


Una tarde más 
en el preámbulo del tiempo
la soledad se desmenuza en jirones
 robando espacio a la brisa
que con dulces caricias
baja acunando mi espalda
al compás que resuenan los pasos
que arrastran tu sombra
en la lejanía
y unos brazos acogen mi caída
mientras la melancolía se sienta
en aquel banco gris
que perpetúa la espera
de ese ángel por venir


14 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Hermoso, triste , pero se vislumbra una tenue esperanza,
Mientras tengas esos brazos que acogen tu caída y el ángel desplace tu melancolía y tu luz nos iluminará de nuevo.
Un beso y micariño

Asun dijo...

Llegará el ángel, pero ten los ojos bien abiertos, no vaya a ser que esa sombra y la melancolía aposentada en el banco no te lo dejen ver.

Un besito.

Mª Carmen dijo...

Muy bello poema, triste y otoñal pero precioso.Besitos amiga, feliz semana.

Pluma Roja dijo...

Preciosos versos Mimosa, y una bella canción que acompaña.

Saludos cordiales amiga.

Hasta pronto.

Bee Borjas dijo...

Qué bello poema, Mimi!
Será que al atardecer lluvioso en Buenos Aires, me transporta con fluidez hacia tus palabras?
La melancolía sobrevuela las palabras, pero la esperanza del final, me alienta y dibuja una dulce sonrisa en mis labios.
Belleza en estado puro.
Eres fenomenal, linda amiga!
Besos miles para tí!

Spaghetti dijo...

Parece una larga espera, no se si es porque se acaba de ir o porque tarda en llegar. Si es así, abrígate, porque esa brisa por tu espalda me ha contagiado un escalofrío.
bssoss.

Marinel dijo...

En el horizonte se percibe un atisbo de sonrisa en el tiempo del sentir,aunque es remota,no es espejismo.
La melancólica estancia de la espera,es lo que siento al leer tu poesía.
Besos.

escarcha dijo...

las letras me suenan a tristeza, pero tristeza que no pierde la esperanza de ser compañía y felicidad.
un abrazo inmenso amiga querida

rubo dijo...

Hermosoooooo!!!

Fali dijo...

Triste como la estación del otoño. Todo cambia de color y el estado de animo tambien . Saludos

La Zarzamora dijo...

Otra tarde más, una nostalgia, una espera que se hace de llegar.
Letargos de otoño, grises que tintan la soledad y empañan el cristal de los recuerdos.
Ese ángel seguro que ya tiene sus alas desplegadas ;)

Besos, Mimosa.

Paco Cuesta dijo...

¡Como influye el otoño en nuestros pensamientos!

Leovi dijo...

Ese ángel llegará y te cubrirá con unas alas de delicados colores. Besos.

Myriam dijo...

La espera es estéril. Ese ángel llegará por si solo, sin espera.

Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...